Las películas de Marketing y Publicidad siempre han resultado ser una fórmula de éxito.

Hay muchas películas de marketing y publicidad y la mayoría resultan muy entretenidas y estimulantes para nuestra mente, aunque no tanto como una buena peli de Cádiz, ¿verdad?. En Guideo hemos hecho una selección ajustada y concisa; cortita y al pie, vamos. No son muchas, pero las elegidas son MUY BUENAS, objetivamente hablando claro.

 

Jerry Maguire

4 películas de marketing y publicidad

 Jerry Maguire

Marketing deportivo por doquier. Tom Cruise trabaja en una importante agencia de representación de deportistas, hasta que un día escribe un documento en el que expone las cosas negativas de ese mundo y prioriza la importancia de las personas frente al dinero. El resultado es su despido inmediato de la gran compañía y, en este momento, es cuando empieza la aventura, pues debe empezar de 0 con un jugador de fútbol americano de segunda categoría con el que, al principio, no salen las cosas.

Poco a poco van limando asperezas y se crea una buena relación, gracias a la comunicación sincera y fidelización del (único) cliente de Jerry. ¿Véis? Además del marketing deportivo, podemos extraer la importancia de la comunicación a la hora de ofrecer contenido de importancia y que sea relevante para el consumidor o lo que es lo mismo, cuidar al cliente de tal manera que pueda llegar a aparecer una amistad sincera.

 

El show de Truman

Esta película causó un gran revuelo porque hace que nos replanteemos si nuestra propia vida es como la de Truman. El protagonista vive una vida perfecta, con una mujer perfecta en un pueblo perfecto pero NO SABE NADA de la realidad.

4 películas de marketing y publicidad

El show de Truman

Dejando a un lado la parte marketera, la película podría entenderse como una especie de “mito de la Caverna” de Platón adaptado a nuestros tiempos. Truman está prisionero en la caverna y Silvia, la chica de la que se enamora, trata de rescatarlo y hacerle ver que lo que percibe son sombras, que no vive en el mundo real.

Metiéndonos de lleno en la parte que nos interesa, se ve un product-placement clarísimo (por ejemplo, cuando la mujer anuncia los cereales a la cámara y Truman se sorprende). Esta técnica consiste en la inserción de un producto, marca o mensaje dentro de la narrativa del programa (mostrado, citado o utilizado por los actores). En la ficticia realidad de la película, todo está orquestado para que se publiciten los productos que la cadena de televisión quiere. Los tipos de product-placement son:

  • Pasivo: el producto está dentro de la escena pero no forma parte de la acción. Por ejemplo, una botella de coca-cola en un bar mientras los protagonistas están hablando.
  • Activo por mención: alguno de los actores habla del producto. Por ejemplo, alguien comenta lo buena que está la coca-cola.
  • Activo por acción: el producto está totalmente integrado en la escena. Por ejemplo, los actores van a comprar específicamente coca-cola al supermercado.

 

Moneyball

Estadística, negociación, comunicación, estrategia y managament como ingredientes para una película casi de culto en el mundo del Big Data y la analítica web.

El béisbol es un deporte de gran tradición en Estados Unidos (casi una religión), que apasiona a mucha gente, aunque no sabemos por qué. Hay ligas menores, audiencia, repercusión, seguidores, gamificación y todo tiene un trasfondo de espectáculo americano que tan bien saben vender en las películas.

La idea es convertir un partido en estadísticas, todo para buscar la medición constante, la parametrización de variables que tengan que ver con el juego en cuestión y optimizar los recursos disponibles. En definitiva, disponer de gran cantidad de información y un volumen de datos tan grande que nos permita cruzarlo múltiples veces en búsqueda de la perfección dentro del campo.

4 películas de marketing y publicidad

Moneyball

En la película, Brad Pitt, que es el encargado de confeccionar el equipo, conoce a un informático que estudia y analiza a los jugadores de una forma poco convencional. Intentan hacer un equipo ideal con un presupuesto muy bajo y se basan en simulaciones de ordenador para ello.

El proceso es sencillo: se busca puesto por puesto qué necesita el equipo, las funciones que tienen que cumplir cada jugador y se trata de comprender cuáles son los factores que llevan a ganar partidos. Después se buscan esas características en una base de datos donde debemos tener estudiados a muchos jugadores y en función de esos elementos, se ficha. Algo así como el juego Football Manager, pero de béisbol.

Por otra parte y hablando solamente del juego, hay equipos con mucho dinero y otros relativamente pobres. Fichar a los mejores jugadores es lo que buscan TODOS los equipos, pero también son los más caros. Esto no es nuevo, de hecho es la ley de oferta y demanda en la economía: a más demanda, el activo (jugador) se encarece. Ahora bien, si un equipo se gasta más dinero que otro ¿consigue mejores resultados?, ¿gana siempre el equipo que gasta más dinero? ¡NO! (Sobre esto Monchi, exdirector deportivo del Sevilla nos podría explicar muuuuchas cosas).

 

¿En qué piensan las mujeres?

4 películas de marketing y publicidad

¿En qué piensan las mujeres?

Al arrogante protagonista de esta película le sucede algo inesperado y, de repente, puede oír los pensamientos de las mujeres que le rodean. Ventaja que usa para progresar en la agencia de publicidad en la que trabaja. Su rival por un puesto, una mujer, tiene ideas geniales, pero él las expone primero ante los jefes. El caso es que esta nueva eventualidad le vale para ganar méritos y fama que no merece, aunque poco a poco le va agobiando más y más. El quid de la cuestión es meterse en la mente de los consumidores y posibles clientes objetivo para conseguir conversiones; por tanto, podría decirse que es una técnica de benchmarking antes de que pase (¿un prebenchmarking?) basada en los pensamientos enfocados al marketing (¿una especie de neuromarketing?). ¡Qué de lecturas marketeras para unas películas!

 

¿Has visto alguna de las películas, #guideante?, ¿qué opinas?, ¿te gustan?

 

¡Cuéntanos!