Los historiadores no tienen claro cuando fue introducido el té en la cultura marroquí. Algunos afirman que su introducción en la gastronomía de Marruecos pudo producirse ya en el siglo XII, en cambio otros defienden que fue en épocas mucho más recientes y sitúan la llegada del té a la cultura marroquí en torno al S.XVIII.

Desde luego hay una cosa clara, si la última afirmación es la correcta, los marroquíes debieron de enamorarse rápidamente de esta bebida, abrazando la costumbre de beber té como parte de su forma de vida, lo que ha llevado a que hoy en día Marruecos sea uno de los principales países importadores de Té y donde la costumbre de tomar el té ha calado muy hondo dentro de la gastronomía de Marruecos y de su cultura.

Hoy en día, el famoso té marroquí – un té verde elaborado con mucha azúcar y hojas de hierbabuena – se ha convertido en símbolo no sólo de la cocina marroquí, sino también de la hospitalidad y la cultura marroquí.

gastronomia de marruecos - tomar el te

Muchas familias sirven la bebida marcadamente dulce varias veces al día con o sin comida, y normalmente cuando se visita a una familia marroquí o se mantiene una reunión de trabajo en unas oficinas de Marruecos, se suele ofrecer una taza de té como un gesto de bienvenida.

Mientras que la tradición marroquí de honrar el invitado puede tener sus raíces en la etiqueta islámica, los marroquíes son famosos por elevar ese nivel de hospitalidad a un nivel excepcional.

Como se puede comprobar cuando llega una visita inesperada a una casa marroquí, donde invitan al visitante a beber vaso tras vaso de té, que hay que beberse para no ofender al anfitrión, y posteriormente la visita será alagada con una comida completa en su casa.

Aunque preparar y tomar el té en Occidente suele ser bastante sencillo, en Marruecos todo el ritual y proceso de preparación que rodea la preparación y consumo del té es un poco más complicado.

La tetera para la preparación del té marroquí

El servicio tradicional para la preparación del té marroquí se compone de una tetera grabada de metal, vasos tipo caña de té pintados y una bandeja de servir.

Muchas familias poseen al menos un servicio de té completo que se reserva para las ocasiones especiales y para las visitas de invitados, mientras que para el té que se toman a diario se suele emplear una tetera más sencilla e incluso una olla y vasos comunes.

La mayoría de las teteras marroquíes pueden ser colocadas directamente sobre el fuego, un paso esencial en el proceso de hacer el té tradicional marroquí.

tetera y te gastronomia de marruecos

El té verde y la hierbabuena en la gastronomía de Marruecos

Para la preparación del té marroquí se prefiere el té verde pólvora chino o atay que es como se le conoce en el Magreb. Con “pólvora” se refiere a la compresión de las hojas secas de té en pequeñas bolitas, cuanto más compacto mejor será su calidad.

Una cantidad generosa de hierbabuena fresca – na’na en árabe marroquí – es también esencial para el té marroquí.

Mientras que la hierbabuena fresca es la opción más popular para el té marroquí, también se pueden usar cantidades más pequeñas de hojas secas de menta poleo, resultando el té con aroma y un sabor diferente.

También se utilizan otras hierbas aromáticas como salvia, ajenjo, cedrón, tomillo salvaje y geranio silvestre.

te verde y la hierbabuena gastronomia de marruecos

El azúzar. Ingrediente fundamental del té marroquí

 

El Té marroquí es especialmente dulce, por lo que no se olvide el azúcar si va a preparar un té marroquí en casa (a menos que, por supuesto lo prefiera menos dulce debido a problemas de salud o gusto personal).

Normalmente en Marruecos el azúcar suele disponerse o en un gran rollo de azúcar compacta con un peso de unos 2 kg, o en terrones de azúcar de unos 30 gramos cada uno. Es una de las peculiaridades de la gastronomía de Marruecos.

De una u otra forma, será bastante el azúcar que tengas que echar en la tetera para obtener un buen té del gusto de cualquier marroquí.

azucar gastronomia de marruecos