Historia del marketing y la publicidad a través de los carteles

La imagen preconcebida de los profesionales del marketing se cultivó en los años 50, la época dorada del marketing y la publicidad.

Cuando hablamos de la historia del marketing y la publicidad a menudo nos viene a la mente la imagen del hombre de negocios, trajeado y reuniéndose con clientes entre copazo y puro (¡cuánto daño has hecho, Mad men!).

En esta época, el marketing y la publicidad evolucionan y crecen. Esto vendrá motivado por múltiples factores como la riqueza económica, fundamentalmente en los Estados Unidos, el crecimiento de la clase media y, sobre todo, el desarrollo de una sociedad consumista y que busca el ocio para dejar un poco de lado los problemas diarios. Además, los medios de comunicación (prensa, radio, televisión y cine) estaban en auge ¡y eso había que aprovecharlo!

La televisión se convirtió en el mass media por excelencia (medio de comunicación de masas) y se instaló rápidamente en todos los hogares. Sirvió como  entretenimiento, espectáculo y también como medio informativo de una prensa que se adaptaba rápido a la tecnología.

Ante este nuevo nicho de mercado por descubrir, los publicistas se convirtieron en uno de los trabajos mejor pagados de la época, ya que la publicidad era la principal fuente de financiación de las cadenas televisivas. Empieza a desarrollarse el patrocinio de programas y la aparición de los primeros anuncios ayuda a que las agencias publicitarias de la década empiecen a experimentar un crecimiento exponencial. Se va notando cada vez más la importancia de la planificación en cuanto al marketing estratégico (mensajes adaptados para televisión, radio o cartelería) y se premia al creativo que sobresale del resto.

De esto último, los carteles publicitarios, hablaremos hoy mostrando algunos anuncios muy famosos de la época. Serán solo dos pero de marcas MUY CONOCIDAS y probadas por todos nosotros.

Cola Cao

Desde los años 50 Cola Cao ha sido el líder y referente en los desayunos en España. Esto es, en parte, gracias a sus grandes campañas publicitarias, que le hicieron dar un gran salto en el mercado. La más conocida (y recordada) de todas es quizás la que se sigue recordando por su canción pegadiza, («Yo soy aquel negrito del África tropical…»). Consiguió que su producto estuviese en boca de todos. Fue patrocinador del equipo olímpico español en los Juegos de Múnich 1972 («Alimento olímpico»). Esto entraría en la categoría de Marketing sensorial, ya que asociamos canciones e ideales de deporte a una marca. De hecho, podría ser uno de los primeros ejemplos de marketing viral antes de las redes sociales, ya que creció la notoriedad de la empresa.

Cartel Cola Cao

Cartel Cola Cao años ’50s

Otra de las estrategias publicitarias que usaba la empresa en los años 50 es la cartelería, la de toda la vida. Se pretendía acercar a un público joven, sano y que continuara siéndolo cuando creciera. Los creativos debían pensar que el claim era genial…“o bebes esto que te damos o no estarás sano y fuerte”.

A lo largo de su historia, ha lanzado diferentes campañas centradas en ayudar a los más necesitados, normalmente colaborando con los Bancos de Alimentos o asociaciones que necesitaran ayuda. Su última campaña entra en la categoría de marketing social con “Súmate a la Recaída para que otros se levanten” consiste en donar tazas a los Bancos de Alimentos. Ha ido actualizándose hasta saber desenvolverse como pez en el agua en el mundo digital. En algunos campos, como el marketing en redes sociales, donde interactúa con los seguidores a través los perfiles en las diferentes plataformas ganando miles de fans gracias a diferentes campañas, contenido motivador para afrontar el día, curiosidades de la marca o del producto y las bondades de llevar una vida sana.

También realiza acciones de promoción y venta cruzada (como con la baticao para acercarse al público más joven) o seguir estrategias de comarketing, donde colabora con otras marcas como Master Chef Junior.

Coca-Cola

Coca-Cola es sinónimo de innovación, seriedad y crecimiento a lo largo de toooda su historia. En sus inicios, la marca usó algunas estrategias de marketing que, a la postre, supusieron las claves para la evolución de la marca.

Algunas de ellas tuvieron que ver con el producto, otras con el logo o la tipografía y también estuvo atento a la distribución del producto:

Producto: la fórmula.

Por todos es sabido que la fórmula de la Coca-Cola es algo secreto, oscuro y casi tabú. Que la conocen únicamente dos empleados y NUNCA estarán en la misma habitación y blablá… Pero lo cierto es que surgió como un jarabe que contenía coca (¡sí, coca!) y acabó siendo la bebida más famosa de todos los tiempos. Ni que decir tiene que la cocaína fue retirada de la fabricación de la bebida en 1903. ¡Menos mal!

Basándonos en las conocidísimas 4 P’s del Marketing tradicional, analizaremos las estrategias que la marca llevó a cabo en sus inicios y la han convertido en la líder mundial de refrescos de cola:

Producto: logotipo y tipografía.

La compañía ideó la estandarización del logotipo en 1923 y, aunque la receta y el envasado se adaptarían a los tiempos, el logo debía ser intocable. Así nació una imagen de marca que ha permanecido siendo el santo y seña de la compañía de Atlanta durante más de 100 años y ha quedado grabado en la mente de personas en todo el mundo. El rojo inspira fuerza, pasión, energía y todo eso se pensó a la hora de elegir el color del packaging en sus orígenes. En cuanto a la tipografía, hay algunas leyendas ocultas en ella pero lo único cierto es que recuerda a la caligrafía infantil con toques distintivos y originales y que la convierte en cercana y amigable.

Botellas Coca-Cola '50s.

Cartel Coca-Cola

Distribución y conversión en producto Premium.

Después de unos años siendo la marca número uno en el mundo, empezó a perder cuota de mercado y los directivos decidieron moverse. Querían que fuese la bebida de cola más popular del país y empezaron a introducir estrategias de marketing y a establecer acuerdos con las embotelladoras de la región.

Coca-Cola ideó la botella como una pieza de marketing defensivo y, cuando el plástico reemplazó al vidrio como el medio estándar, la compañía siguió promoviendo la imagen de la botella de Coca-Cola. Había nacido un icono del diseño del packaging a nivel mundial.

Cuando la empresa cambió de dueño en 1919, centró sus esfuerzos en mantener los niveles de excelencia que la habían convertido en una de las mejores del mundo. Los responsables de Coca-Cola decidieron que la bebida se debía servir a 2 grados de temperatura, y enviaría a sus vendedores a decir a los minoristas que nunca debía servirse por encima de los 4 grados. Este estándar es un ejemplo más de cómo Coca-Cola ha intentado ser un producto Premium y ha involucrado a todos los eslabones de la cadena de distribución en la idea.

Precio: mantenimiento del mismo precio en el mercado.

Hoy en día es frecuente que las nuevas empresas, como estrategia de penetración en el mercado, comiencen a ofrecer a un servicio a un precio muy bajo (o de forma gratuita) y que poco a poco empiecen a subir el precio a los consumidores que ha fidelizado. Coca-Cola replicó la estrategia de penetración en el mercado en Estados Unidos y en el resto del mundo: de 1886 a 1959 una botella de Coca-Cola sólo costaba cinco centavos (¡póngame 100!).

Producto y comunicación: merchandising y publicidad como forma de crecimiento y reconocimiento de marca.

La compañía regaló el 10% de todos sus productos desde 1897 hasta 1920. Se pensó como forma de crear conciencia de marca. Realizó carteles, calendarios, relojes, gorras, camisetas y demás productos de publicidad y los repartió entre los negocios minoristas a modo de promoción de marca. Esto, como os habréis dado cuenta, lo hacen multitud de empresas hoy en día y les sirve para conseguir beneficios por venta cruzada.

Por otro lado, añadió eslóganes a los productos para que resultaran atractivos y “fresco”, como ellos.

Distribución: el método franquicia como despegue definitivo

La empresa crecía sosteniblemente y obtenía unos beneficios razonablemente buenos pero, cuando de verdad creció y se convirtió en una multinacional enorme fue cuando los directivos idearon el “Sistema Coca-Cola”. Esto consistía en un acuerdo de colaboración con las empresas embotelladoras independientes, lo que permitía que todas y cada una de ellas se identificaran con los valores, misión y visión de la marca para buscar un beneficio que repercutiera de forma global.

 

 

Y hasta aquí la parte primera de “historia del marketing y la publicidad a través de carteles publicitarios”.