TODA empresa (sea del sector turístico o no) necesita un plan de marketing digital.

El plan de marketing digital turístico sirve para determinar las necesidades reales del mercado, conocer a los clientes potenciales, desarrollar sus productos/servicios de forma eficiente y establecer la mejor manera de dar a conocer la marca.

Lo primero es conocer en qué punto de transformación digital se encuentra nuestra empresa. ¿Tenemos una web?, ¿actualizamos el blog?, ¿cómo van nuestro posicionamiento SEO y las campañas SEM?, ¿somos activos en redes sociales?, ¿nuestra comunidad interactúa?, ¿usamos la analítica web de forma eficaz?

Estas preguntas, junto con las métricas que pueden arrojar herramientas como AdWords, Analytics, o las propias de cada red social, son muy útiles a la hora de confeccionar el Plan de Marketing Digital.

Puede parecer abrumador, pero una vez que se empieza ¡es hasta divertido!

Todo plan de marketing digital tiene 5 etapas ineludibles:

ANÁLISIS

Viene muy bien realizar un análisis interno/externo de la situación de la empresa. Es decir, debemos conocer el mercado, los recursos disponibles, la competencia, y, por último, los puntos fuertes y débiles. Se pueden valorar multitud de opciones para realizar el análisis pero la que mejor engloba todo y de la que nos declaramos seguidores totales es el DAFO.

Es un resumen que aúna lo interno y externo del estudio de la empresa y la enfrenta con el mercado. Resulta muy útil para tener una perspectiva real de todo.

·         DEBILIDADES: Puntos donde puede mejorar la empresa. Si se está haciendo algo mal, analizarlo y mejorarlo. Factores que influyen de forma negativa en las ventas. Por ejemplo, ¿tenemos una web responsive?, ¿tenemos en cuenta la usabilidad y la experiencia de navegación?

·         FORTALEZAS: Las ventajas principales de la empresa. Debemos conocer los recursos con los que contamos y saber qué elementos influyen en el proceso de venta.

·         AMENAZAS: Debemos saber qué hace nuestra competencia directa y cómo lo hace. También es necesario saber si existe algún tipo de problema futuro que se pueda evitar.

·         OPORTUNIDADES: Hay que estudiar las tendencias del mercado y cómo poder usar la tecnología en nuestra actividad para poder actualizarse.

 

OBJETIVOS

Los objetivos de cada empresa son diferentes y deberán adaptarse a las necesidades del mercado y del público potencial respectivamente. Pueden ser: conseguir ventas o notoriedad, difusión o potenciar nuestra imagen de marca.

Objetivos

Objetivos Plan de Marketing Digital

Hay muchas formas para establecer los objetivos pero nosotros nos decantaremos por la regla “SMART”:

·         Specific (específico). ¿Qué queremos conseguir? Por ejemplo: 100 visitas/Me gusta en un mes.

·         Measurable (medible). Es necesario monitorizar cada objetivo. Podemos medir semana a semana el progreso (o día a día, depende del objetivo).

·         Attainable (alcanzable). Los objetivos deben ser ambiciosos pero reales.

·         Realistic (realista), ¿se puede conseguir?, ¿es necesario adaptarse a un nuevo objetivo?

·         Time (tiempo), ¿cuándo se conseguirá? Es necesario crear un calendario de actuación que nos permita ir cumpliendo metas.

Existen diferentes tipos de objetivos que se pueden definir en un plan de marketing digital y todos están pensados para que nuestra empresa crezca.

·         Ventas: el objetivo de toooda la vida, aumentar el número de productos/servicios vendidos.

·         Leads: manejar una sólida base de datos de clientes potenciales.

·         Imagen de marca: dar a conocer nuestra empresa y qué hacemos.

·         Fidelizar: crear una relación sincera con nuestros clientes. Debemos pasar de la venta puntual a construir una comunidad que interactúe.

ESTRATEGIAS

Es necesario que sepamos qué debemos hacer para alcanzar los objetivos marcados. De esta manera, podemos centrarnos en segmentar según el público objetivo, lograr un marketing mix consistente, conseguir un posicionamiento óptimo o seguir una estrategia de contenidos para atraer a los usuarios, entre muchas variantes.

Supongamos que nuestros objetivos están fijados y son:

·         Objetivo: mejorar la imagen de marca.

o   Estrategia: gestionar perfiles en redes sociales. Crear contenidos atractivos y enfocados a nuestro público objetivo.

·         Objetivo: mejorar el posicionamiento SEO.

o   Estrategia: gestionar y optimizar de manera activa el blog corporativo creando posts que tengan que ver con las palabras clave que hayamos definido. Es importante también actualizar los artículos antiguos.

·         Objetivo: aumentar las ventas.

o   Estrategia: analizar el proceso de compra para mejorar la experiencia de usuario. Se puede mejorar la página de aterrizaje para que haya menos abandonos en el carrito de la compra.

 

IMPLEMENTACIÓN

Implementación

Calendario de contenidos en la etapa de Implementación

Una vez que hayamos llegado aquí ¡no podemos parar! Debemos crear un calendario de actuación (u hoja de ruta) que nos permita tener organizado a corto, medio y largo plazo las acciones que vayamos a hacer.

Nos los debemos preguntar absolutamente TODO, desde “¿qué voy a decir?” o “¿cuándo?” hasta “¿cuántas veces tengo que decirlo? o “¿a quién se lo digo?”. Esto nos servirá para minimizar las dudas en cuanto al contenido. Para poner todo esto en marcha necesitamos saber cómo hacerlo. Puede resultar muy fácil o tremendamente tedioso y es que “simplemente” debemos rellenar campos como:

·         Medio/canal en el que comunicar nuestro contenido.

·         A quién decírselo.

·         Qué, dónde, cómo y cuándo decirlo.

·         KPIs necesarios para la implementación.

·         Inversión (euros) estimada (mínima y máxima).

MEDICIÓN

Por último es INDISPENSABLE medir, medir y medir. Necesitamos saber qué resultados están teniendo nuestras acciones de marketing digital y cuándo retorna nuestra inversión.

Es necesario realizar informes periódicos por cada estrategia fijada para la consecución de cada objetivo. Esto nos permite tener posibilidad de corregir los errores que vayan surgiendo.

Medición

Medición

Por ejemplo, si hacemos un informe para nuestra web, deberíamos centrarnos en métricas como:

·         Usuarios, nuevos y recurrentes.

·         Tiempo de permanencia en la página.

·         Número de páginas vistas y sesiones totales, así como las páginas por sesión.

·         Número y destino de las conversiones.

Por el contrario, si queremos realizar un informe sobre una campaña de email marketing, las métricas necesarias serían:

·         Tasa de apertura, de click, de rebote y de cancelaciones.

·         Número total de reenviados.

·         Penalizaciones por abuso (spam).

·         Principales enlaces clickeados y de ubicaciones.

En cuanto a la medición, hay muchos tipos de informes diferentes adaptados a nuestras necesidades. Además, es muy fácil encontrar plantillas para presentarlo de forma atractiva y muy visual.

Y esto es, en esencia, un plan de marketing digital. Variará en función de la actividad de nuestra empresa, el sector en el que compita, el público objetivo y los recursos disponibles.

 

Como siempre, no dudes en preguntarnos CUALQUIER DUDA que tengas.