Es el momento de hacer un recorrido por la provincia de Cádiz, pero vamos a elegir bien nuestro itinerario y vamos a trazar un recorrido muy claro. Bordearemos la costa de Cádiz para descubrir todos sus encantos. Muchos son los que se desplazan en verano hasta las costas de Cádiz para disfrutar de sus playas, pero son muchos los atractivos de esta provincia que disfruta de un paisaje único con una luz impresionante que poder disfrutar durante más de 300 días al año.

A lo largo de nuestro recorrido por el litoral gaditano hablaremos de gastronomía, de monumentos, de lugares históricos, de sus tradiciones, de sus gentes y mucho más, vamos a disfrutar!

Nuestra primera parada será Sanlúcar de Barrameda.

Situada en la desembocadura del Guadalquivir Sanlucar de Barrameda es una ciudad con muchos atractivos.

Desde 1973 su centro histórico fue declaradoconjunto histórico-artístico, destacando el Palacio de los Duques de Medina Sidonia donde se encuentra el Archivo de la Casa de Medina Sidonia, uno de los archivos privados más importantes de Europa.

Las carreras de caballos en la playa son de Interés turístico Internacional y generan una gran expectación cada año.

h

 

Pero si visitamos Sanlúcar de Barrameda el buen sabor de boca nos lo darán sus vinos. La manzanilla es el vino que se da exclusivamente en este lugar y que posee gran reconocimiento a la par que sus langostinos, exquisito manjar que se puede degustar en Sanlúcar de Barrameda como en ningún sitio más de esta provincia.

Descendemos por el litoral para llegar al Puerto de Santa María, ya estamos en la zona de la Bahía de Cádiz. El Puerto de Santa María fue conquistada por Alfonso X monarca que le otorgó ese nombre pero adquirió gran importancia gracias al comercio con las indias durante los siglos XVII y XVIII, donde grandes comerciantes levantaron sus palacios, siendo conocida la ciudad como la Ciudad de los cien Palacios (muchos están arruinados y deteriorados por el paso del tiempo).

El Puerto de Santa María goza de un gran patrimonio histórico, testimonio de su historia por diversas civilizaciones.  El Castillo de San Marcos, El Monasterio de la Victoria o la Antigua lonja son algunos ejemplos.

i

 

Hay que destacar la gran tradición taurina de la localidad, que viene desde el S XVIII, una inscripción en su puerta se hace eco de su fama entre los toreros, Quien No Ha Visto Toros En El Puerto, No Sabe Lo Que Es Un Día De Toros (Joselito el Gallo).

Llegamos a la capital de la provincia, Cádiz,  Catalogada como la ciudad más antigua de Occidente con más de tres mil años de historia son muchos los atractivos que destacar de la ciudad. La ciudad es perfecta para pasear, su peculiar arquitectura marcada por las casas de comerciantes y las preciosas torres miradores hacen que puedas perderte por su centro histórico.

En nuestra visita será obligatorio conocer el mercado principal de la ciudad, de un vistazo podrás descubrir la gran variedad y riqueza de la gastronomía gaditana, así como también podrás percatarte de uno de los principales atractivos de la ciudad, sus gentes.

La Torre Tavira, La Catedral, Los sarcófagos fenicios únicos en el mundo, Los Castillos de San Sebastián y Santa Catalina, son algunos de los lugares de paso obligado durante la estancia en Cádiz, aunque realmente estos son sólo algunos ejemplos ya que Cádiz es una ciudad con innumerables atractivos culturales que descubrir.

j

Llegamos a la Isla de León, la ciudad de San Fernando.  Desde la civilización fenicia San Fernando tendrá una relevancia histórica importante, marcado este periodo histórico  por la construcción del Templo de Melkart en el islote de Sancti Petri, donde los autores de la antigüedad sitúan los restos  del mitológico Hércules.

k

Por su singular ubicación geográfica dentro del parque Natural de la Bahía de Cádiz, rodeada de marismas, caños y salinas,  y su situación estratégica, ha sido protagonista en numerosos episodios históricos relevantes. Pasando por los saqueos de Francis Drake y episodios de los asaltos angloholandeses pasando por su relevancia durante la Guerra de Independencia en los que la ciudad cobra un protagonismo político como sede de Las Cortes generales durante el periodo que asediaba la fiebre amarilla la capital. Durante su ejemplar comportamiento durante la invasión francesa, Fernando VII les otorgó el título de ciudad y paso a denominarse San Fernando.

No podemos irnos de esta localidad sin conocer una de sus señas de identidad como es la tradición salinera, que podemos conocer con algunas salinas que han sido recuperadas y que siguen haciendo una extracción natural de la sal. Allí podremos disfrutar de un despesque y para rematar no debemos irnos sin conocer la vinculación de la ciudad con el flamenco gracias al ilustre cantaor Camarón “de la Isla” nacido en la localidad. Podemos ver un museo vivo, testigo de sus incicios en la conocida Venta de Vargas, donde no debemos dejar de comer las típicas también del lugar tortillitas de camarones.

l